Malandar

THE PARROTS

 

Sus conciertos son sudorosas píldoras de arrojo post millennial, con una fórmula que aúna el desparpajo lo-fi de The Monks, el vértigo guitarrero de Jonathan Richman, la psicodelia fumada de The 13th Floor Elevators y la nueva ola garajera de bandas como Strange Boys o The Black Lips. Con este divertidísimo directo y un puñado de hits, The Parrots lograron invadir gran parte de la escena internacional.

Entonces llegó su debut, el intrépido «Los Niños Sin Miedo» (2016), un disco producido por Paco Loco y editado por Heavenly Recordings, sello de The Horrors, Temples o King Gizzard & The Lizard Wizard. A principios de 2018, The Parrots reinterpretan Soy Peor de Bad Bunny, convirtiéndola en un hit caribeño-garajero que ya alcanza las 250.000 escuchas en Spotify.

A esta versión le siguieron rápidamente ‘Girl’ y ‘My Love Is Real’, dos nuevos singles que sirven para enlazar el pasado del grupo con el nuevo álbum que ya están grabando. Estas canciones suponen un paso adelante para el grupo: sus guitarrazos y melodías pegadizas siguen intactos, pero hay un replanteamiento claro de su sonido, para el que han contado con la ayuda de Tom Furse de The Horrors como productor.

The Parrots son sin duda de una de las bandas más importantes de la escena garajera nacional, hoy considerada estandarte junto a Hinds o sus inseparables amigos Los Nastys de toda una generación de reivindicadores del sonido sixties.

 

VERA FAUNA:

La psicodelia cantada en andaluz existe y aquí tenemos la prueba. Cargados de un pop brillante insuflado de brío teenagerVera Fauna tejen una red de texturas marinas y es ahí donde encajan su mensaje, en una suerte de poesía sonora refrescante y tan particular como la voz de su vocalista Kike Suárez. De manera casi intuitiva, estos tipos construyen con solvencia enrevesados pasajes sónicos, himnos generacionales a medio camino entre el costumbrismo de provincias y la incontinencia urbana post millennials. Sus cuatro integrantes nacieron en Cádiz, Ceuta y Sevilla, pero podrían haber emergido perfectamente de una vieja caravana aparcada en un descampado de la soleada California. Quizás por eso han decidido clavar la estaca entre un tipo de pop lo-fi garajero y una nueva vuelta de tuerca a la neo psicodelia de sus adorados Boogarins.

 

Share